Tuesday 16th January 2018,
ConstructoresRD.com

Monumento a Washington

kelvin 21 February, 2013 CIVIL No Comments on Monumento a Washington
Monumento a Washington

El Monumento a Washington (Washington Monument) normalmente hace referencia al gran obelisco blanco localizado en el extremo oeste del National Mall de Washington D.C. Es un monumento conmemorativo al primer presidente de los Estados Unidos y líder del revolucionario Ejército Continental, George Washington, que ganó la independencia del país luchando frente a los británicos en la Guerra de la Independencia. En 1884, el monumento se convirtió en la estructura más alta del mundo, hasta que se construyó la Torre Eiffel en1889.

El monumento está elaborado en mármol, granito , piedra arenisca y tiene una altura de casi 170 m. Fue diseñado por Robert Mills, un prominente arquitecto estadounidense de la década de 1840. La construcción comenzó en 1848 y se terminó en 1884, casi 30 años después de la muerte del arquitecto. Esta tardanza se debió a la falta de fondos originados por la Guerra Civil estadounidense. La diferencia en el tipo de mármol (visible aproximadamente a partir de una altura de unos 50 metros) delimita la construcción inicial de la segunda etapa de construcción. La mayoría de la gente considera que fue una suerte que Mills no llevara a cabo su idea de construir una cúpula sobre columnas en la base del monumento.

 

Diseño

 

Los esfuerzos para construir el monumento finalmente se iniciaron en 1833. Ese año, cuando se celebraba el 100 aniversario del nacimiento de Washington, un gran grupo de ciudadanos formaron la Sociedad para el Monumento Nacional a Washington. Empezaron a recoger donaciones, de la forma que Blodgett había sugerido. A mediados de la década de 1830, habían recogido más de 28.000 dólares y anunciaron un concurso para el diseño del monumento.

El 23 de septiembre de 1835, el comité de administración de la Sociedad describió sus expectativas:

Se propone que al contemplar el monumento debe ser reflejo de aquel en cuyo honor se ha construido, sin semejante en el mundo, y proporcional a la gratitud, libertad y patriotismo del pueblo por el que se ha erigido… Debe armonizar esplendor con elegancia, y debe ser a la vez de tal magnitud y belleza como el orgullo del pueblo americano, y provocará la admiración de todo el que lo contemple. Sus materiales deben ser estadounidenses, de mármol y granito traído de todos los estados, y que todos los estados participen en la gloria de contribuir con materiales y fondos para su construcción.

En 1848 los miembros de la Sociedad decidieron empezar la construcción del obelisco y dejar el tema de la columnata para más adelante. Creyeron que si usaban los 87.000 dólares que ya habían recolectado, la apariencia del Monumento iba a espolear más donaciones para completar el proyecto.

Fue entonces cuando el Congreso donó 150.000 m² (37 acres) de terreno para el proyecto. El lugar que Pierre Charles L’Enfant había elegido para el monumento (ahora conocido como Embarcadero Jefferson) era pantanoso e inestable, lo que lo hacía desaconsejable para soportar el enorme peso de la estructura. La nueva ubicación estaba algo al este y al sur de la original, pero en cambio tenía muchas ventajas. “Presenta bellas vistas del río Potomac”, como escribió un miembro de la Sociedad, y “está tan elevado que el monumento será visto desde todas las partes del entorno”. Como es terreno público “está seguro frente a futuras obstrucciones visuales… [y] será visto desde Mount Vernon, donde reposan las cenizas de nuestro jefe”.

Construcción

El monumento parcialmente completado, fotografiado por Mathew Brady hacia 1860.

Las excavaciones para los cimientos del Monumento a Washington empezaron en primavera de 1848. La primera piedra se puso el 4 de julio, en una ceremonia elaborada por los masones. A esta organización fraternal mundial pertenecía George Washington. Los discursos de ese día mostraron que la nación seguía amando a Washington. Un celebrante dijo: “No habrá más Washingtons en nuestro tiempo… Pero sus virtudes se han grabado en el corazón de la humanidad. El que es grande en el campo de batalla mira con orgullo el liderazgo de Washington. El que crece con sabiduría de sus consejos se siente como si imitase a Washington. El que puede renunciar al poder en contra de los deseos del pueblo, tiene el brillante ejemplo de Washington”.

Las construcciones continuaron hasta 1854 cuando las donaciones se acabaron. Al año siguiente, el Congreso votó a donar 200.000$ para continuar los trabajos, pero cambiaron de idea antes de gastarse el dinero. Este cambio de opinión llegó porque se adoptó una nueva política de la Sociedad en 1849. Se acordó, tras la petición de gente de Alabama, que los estados y territorios donasen piedras conmemorativas que pudiesen encajar conformando la edificación. Los miembros de la Sociedad pensaban que esta práctica haría que los ciudadanos se sintiesen parte de la construcción del Monumento, y también se reduciría el coste de piedras a comprar.

Bloques de mármol de Maryland, de granito y piedra arenisca llegaron a ritmo constante a la obra. Tribus indias estadounidenses, organizaciones profesionales, sociedades, negocios y naciones del extranjero donaron bloques de piedra de 1,2 por 0,6 por 0,3 o 0,5 m (4 pies por 2 pies por 12 o 18 pulgadas). Sin embargo, muchas piedras llevaban inscripciones de poca relevancia para el monumento. Así, una de los Templarios del Honor y la Templanza decía “Nosotros no compraremos ni venderemos ni usaremos como bebida ninguna bebida de alta graduación alcohólica, ni licores de malta, vino, sidra, o cualquier otro licor alcohólico.”

Los terrenos del Monumento a Washington en fase de rediseño y para mejorar la seguridad en 2004.

Sin embargo, una de las piedras conmemorativas fue la que desencadenó los acontecimientos que acabaron con la paralización de la donación del Congreso y, consecuentemente, con la construcción del monumento. A principio de la década de 1850, el Papa Pío IXcontribuyó con un bloque de mármol. En marzo de 1854, miembros del partido estadounidense nativista contra el catolicismo (más conocidos como Know Nothings) robaron la piedra papal en acto de protesta y supuestamente la tiraron al río Potomac. Después, para asegurarse de que el monumento cumplía su definición de “estadounidense”, los Know-Nothings llevaron a cabo una elección fraudulenta para conseguir el poder de la Sociedad.

El Congreso retiró inmediatamente la contribución de 200.000 dólares. Los Know-Nothings retuvieron el control de la Sociedad hasta 1858, añadiendo 13 niveles de albañilería al Monumento, los cuales fueron de tan mala calidad que posteriormente se tuvieron que retirar. Incapaces de recolectar suficiente dinero para acabar el monumento, bajó su apoyo popular. Finalmente, los Know-Nothings se rindieron y devolvieron el control a la antigua Sociedad, pero la parada en las obras duró hasta después de la Guerra Civil. Como se puede apreciar, el tercio inferior del monumento tiene un color diferente al resto. Cuando la construcción se reanudó después de la Guerra Civil, los constructores no pudieron encontrar la misma piedra utilizada con anterioridad, por lo que la apariencia cambió.

El interés por el monumento creció tras el fin de la Guerra Civil. Los ingenieros estudiaron en varias ocasiones los cimientos para ver si aún eran suficientemente resistentes. En 1876, durante el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, el Congreso accedió a donar otros 200.000$ para proseguir la construcción. El monumento, que había estado durante casi 20 años con menos de un tercio de su altura planeada, parecía que sería completado finalmente.

Antes de poder ponerse a trabajar otra vez, volvieron a surgir críticas del diseño apropiado. Muchos pensaban que sólo el obelisco, sin las columnas de alrededor, sería demasiado escueto. El arquitecto Mills era conocido por haber dicho que el monumento sin las columnas sería como “un ramo de esparragos”. Otro crítico dijo que ofrecía “poco de lo que estar orgullosos”.

Esta actitud llevó a la gente a enviar diseños alternativos. Tanto la Sociedad para el Monumento Nacional a Washington como el Congreso mantuvieron conversaciones sobre cómo se debía acabar el monumento. La Sociedad consideró 5 nuevos diseños, concluyendo que el de William Wetmore Story parecía “muy superior en gusto artístico y belleza”. El Congreso también discutió sobre los nuevos cinco diseños así como el original de Mills. Mientras se decidían se mantuvo la orden de seguir construyendo el obelisco. Finalmente los miembros de la Sociedad acordaron abandonar la idea de las columnas y modificar el obelisco para que cumpliese las proporciones clásicas egipcias.

La construcción se reanudó en 1879, bajo la dirección del Teniente Coronel Thomas Lincoln Casey del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos. Casey rediseñó los cimientos para que pudiesen soportar una estructura cuyo peso final iba a ser de más de 40.000 toneladas. Entonces, siguiendo las órdenes de la Sociedad, consiguió utilizar las piedras conmemorativas que habían quedado acumuladas. Aunque mucha gente las ridiculizaba, Casey consiguió poner las 193 en las zonas interiores.

La construcción del Monumento iba a gran velocidad ya que el Congreso aportaba los fondos suficientes. En cuatro años se acabó, con una última piedra de 100 onzas (2,8 kilogramos) puesta el 6 de diciembre de 1884, durante la celebración de una ceremonia. En aquella época fue el mayor trozo de aluminio moldeado. El monumento se abrió al público el 9 de octubre de 1888.

Detalles de la construcción

El monumento completo se eleva 169,29 metros (555 pies y 5⅛ pulgadas), con los siguientes materiales de construcción y detalles:

  • Fase 1 (de 1848 a 1858): hasta los 46 metros (152 pies) de altura, bajo la dirección del superintendente William Daugherty.
  •   Exterior: Mármol blanco de Texas (Maryland), cerca de Cockeysville (Maryland), y de Sheffield (Massachusetts)
  • Fase 2 (de 1878 a 1888): trabajo llevado a cabo por el Cuerpo de Ingenieros de la Armada de los Estados Unidos, liderados por el lugarteniente coronal Thomas L. Casey.

Exterior: Mármol blanco de otra cantera de Cockeysville [1]

Interior: Granito de Maine
El piramidión es de aluminio, un metal muy raro en aquella época, cuyo valor era cercano al de la plata. Lo  elaboró William Frishmuth (se puede encontrar su historia detallada en la revista JOM).

El coste total del monumento fue de 1.187.710 dólares.

Estructura exterior

    • Altura total del monumento
      169,294 m (555 pies 5⅛ pulgadas)
    • Altura desde la entrada al nivel de observación: 152 m (500 pies)
    • Anchura en la base del monumento: 16,80 m (55 pies 1½ pulgadas)
    • Anchura al final del ascensor: 10,5 m (34 pies 5 pulgadas)
    • Anchura de los muros en la base: 4,6 m (15 pies)
    • Anchura de las muros en el nivel de observación: 460 mm (18 pulgadas)
    • Peso total del monumento: 82.421 toneladas
    • Número de bloques de piedra: 36.491

Piramidión superior y última piedra

    • Peso del piramidión superior: 172 t
    • Peso de la última piedra: 1,5 t
    • Longitud de cada lado de la última piedra: 914 mm (3 pies)
    • Anchura del piramidión de aluminio: 142 mm (5,6 pulgadas) en cada uno de los cuatro lados
    • Altura de la punta del piramidión de aluminio: 226 mm (8,9 pulgadas)
    • Peso de la punta de aluminio: 2,8 kg (100 oz)

Cimientos

    • Profundidad de los cimientos: 11,23 m (36 pies 10 pulgadas)
    • Peso de los cimientos: 33.486 toneladas
    • Área de los cimientos: 1487 m² (16,001 pies²)

Interior

    • Número de piedras conmemorativas en las escaleras: 193
    • Instalación del ascensor actual: 1998
    • Instalación de la cabina del ascensor actual: 2001
    • Tiempo de subida del ascensor: Un minuto
    • Número de escalones hasta la cima: 897
Fuente: Wikipedia

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response