Hoy recuerdo con muchísimo cariño aquellos momentos de mi infancia compartiendo habitación con mi hermana. Repito: HOY. Porque hace más de dos décadas, cada metro cuadrado bien podía ser objeto de disputa fraternal. Una disputa salvaje y desmedida, cojín en mano, sin piedad. Para los hermanos no es fácil compartir habitación cuando las posibilidades de la casa no [...]