Monday 11th December 2017,
ConstructoresRD.com

Crean una ventana que deja pasar el aire pero no el sonido

Crean una ventana que deja pasar el aire pero no el sonido

Investigadores coreanos desarrollan una tecnología que permite atenuar los sonidos sin impedir el paso de las corrientes de aire.

Un equipo de investigación de la Universidad Nacional Mokpo de Corea del Sur ha desarrollado una tecnología con la que crear ventanas que dejan pasar el aire, pero son capaces de bloquear los ruidos del exterior. Aseguran que podrá usarse tanto en viviendas como para proteger a la fauna salvaje de la contaminación acústica.

Crean una ventana que deja pasar el aire pero no el sonido.

El sonido se transmite a través de ondas de presión en el propio aire, por lo que parece inevitable tener el uno si se quiere el otro. Pero estos investigadores han dado con una manera de aprovechar la presión del sonido en su contra, para atenuarlo. ¿Cómo? Con un material con un ‘módulo de compresibilidad negativa’.

El módulo de compresibilidad mide la resistencia de un material a ser comprimido. Es decir, indica cuánta presión hay que ejercer sobre él para reducir su volumen. Cuando este valor es negativo, por tanto, la presión hace que se haga más grande, y no más pequeño.

Los investigadores dieron con el diseño de una cámara de resonancia en la que las ondas del sonido que entraban se oponían a la compresión que el mismo ruido ejercía en el exterior. Consiguieron un material sólido con un módulo de compresibilidad negativo, y con una gran capacidad de atenuar el sonido.

La cámara de resonancia está formada por dos placas paralelas de plástico acrílico separadas entre sí unos cuatro centímetros, y tiene esa capacidad de no comprimirse ante la presión de las ondas de sonido.

Para aumentar la eficiencia del sistema los investigadores hicieron un agujero en cada una de las piezas. Este actúa como elemento de difracción del sonido, lo que aumenta su capacidad de atenuación, así como el rango de frecuencias para el que funciona.

El grupo de científicos puso a prueba su material construyendo una ventana con varias de estas piezas. Según sus pruebas consiguieron una atenuación de entre 20 y 35 decibelios en frecuencias entre los 700 y los 2.200 herzios. Es decir, no afectan a todos los sonidos, ni los atenúan por completo, aunque la diferencia es notable. Además, gracias a los agujeros para la difracción, consiguen este efecto sin interrumpir el flujo de aire a través de la ventana.

Los investigadores aseguran, además, que un cambio en el grosor de los agujeros puede ayudar a cambiar el tipo de frecuencias a las que afecta su pantalla porosa anti ruidos. Proponen, por ejemplo, crear una ventana que bloquee los ruidos del tráfico, pero permita pasar el canto de los pájaros, o el ruido –y la brisa– del mar.

El Comercio

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response